Solomillo con tuétano y aros de cebolla


INGREDIENTES CUATRO PERSONAS:
CUATRO TROZOS DE SOLOMILLO DE 200 g CADA UNO
CUATRO TROZOS DE TUÉTANO
DOCE TOMATES PEQUEÑOS
300 g DE CEBOLLA EN AROS
UNOS GRANOS DE CILANTRO
UN POCO DE PIMIENTA MOLIDA
50 cl DE LECHE*
100 g DE HARINA
ACEITE DE OLIVA PARA FREIR LA CEBOLLA
* Una cucharada sopera = 1,5 cl

 
CONFECCIÓN:
Los filetes de solomillo es conveniente sacarlos de la nevera 1 hora antes para que tomen la temperatura ambiente. Poner en un bol la leche con los aros de cebolla y el cilantro molido a marinar en la nevera durante 3 horas. Después escurrir la cebolla en un paño blanco, pasar por harina y freír tratando de no amontonar los aros en la sartén. Asar los solomillos en la parrilla durante dos minutos, poner la sal, darles la vuelta y asarlos un minuto más. En una sartén con una cucharada de aceite, saltear los trozos de tuétano, salpimentados, y colocarlos encima de los solomillos. En cuatro platos calientes colocar los solomillos con un montoncito de cebolla frita. En la sartén donde se ha salteado el tuétano, saltear los tomates con un poquito de sal y pimienta y completar así la guarnición.

CONSEJO:
Aún cuando el tiempo de cocción varia según los gustos, es aconsejable asar sobre la parrilla durante más tiempo por el primer lado antes de dar la vuelta al solomillo. De esta forma, la carne resultará más jugosa. No es aconsejable dar al filete más vueltas.

 
Versión para imprimir